Visitas periódico Canariasahora

lunes, 6 de junio de 2011

La Buena Vida



Empezamos con un homenaje, esta vez al bajista y compositor de La buena Vida, Pedro San Martín que falleció el pasado día 15 cuando volvía de un concierto de Nacho Vegas y Refree. Pedro San Martín ha sido una de las figuras fundamentales del Donosti Sound y de la escena indie nacional, por lo que era una persona muy querida en el mundo independiente. Que esto sirva como homenaje desde aquí. La Buena Vida que a lo largo de sus siete discos ha sido durante los últimos 20 años uno de los grupos claves de la música de nuestro país. Uno de los grupos más bellos que han existido en la escena nacional empezaron haciendo un pop tipo Love y terminaron con unos fastuosos arreglos haciendo pop de cámara. El grupo con el que lloraba Alaska con la canción “Tormenta en la mañana de la vida”.

La canción que pondremos de ellos no es de las más conocidas pero sí de las más curiosas, pertenece a su ep del 2000 “Eureka” y contiene samplers de La película La noche del cazador dirigida por Charles Laughton en 1955 y protagonizada por Robert Mitchum, actor y también cantante a la marihuana en algunas de sus canciones, Mitchum aquí hace de reverendo corrupto y lleva tatuada la palabra LOVE (amor) en los nudillos de la mano derecha y HATE (odio) en los de la izquierda.
Bueno, pues uno de los samplers remite a una de las escenas más magistrales que mis dos ojos han visto en el mundo del cine donde dos niños hermanos escapan del reverendo en una barca por la noche en un lago mientras uno de los niños canta a su hermana una infantil y digamos siniestra melodía a medida que la cámara va subiendo sobre ellos con un plano por encima de un bosque con una nitidez perfecta hasta el punto de que se ven las telas de araña entre los árboles bajo la luna. Lo siento pero Harry Powell no ha dicho su última palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada